Cuando se recibe la visita de un notificador del SAT o del Estado en el domicilio de la empresa, normalmente provoca nerviosismo en el contribuyente. 

Una de las principales causas que provoca esta molestia es el ATRASO en la presentación de declaraciones y/o en el pago de impuestos.

Recordemos que las multas por incumplimiento son una sanción que se provocan cuando la autoridad se percata de que un contribuyente no ha cumplido y se lo notifica.

Pero si el contribuyente cumple de manera espontánea, es decir, sin que la autoridad lo haya requerido o previo a ello, NO PROCEDE LA MULTA.

Es importante que se siga la siguiente secuencia

Adicionalmente a este procedimiento existe el medio de notificación por BUZÓN TRIBUTARIO

En este caso, no se presenta un notificador en el domicilio, sino que se recibe un correo electrónico indicando que se tiene un ACTO ADMINISTRATIVO.  Este surtirá efecto 3 días después aunque no se abra el buzón. 

Por lo tanto, se sugiere que tan pronto se reciba un correo electrónico de este tipo, antes de abrir el buzón se verifique si se están al corriente todas las obligaciones.

La mejor sugerencia para evitar consecuencias es organizar los procesos y finanzas para CUMPLIR EN TIEMPO.

Abrir chat