Para leer el siguiente artículo y más en la edición de 30 Abril 2019 del Financiero, haz click en el siguiente enlace:
http://hobetus.com/wp-content/uploads/2019/04/Abril-30.19.pdf Articulo “Declaraciones anuales de Personas Físicas 2018 ¿Qué aprendimos?”  Página 7, último bloque.

Al cerrar el mes de abril, periodo en el que las personas físicas tienen la obligación de presentar la declaración anual, donde muchas de ellas lo hacen con la esperanza de obtener una devolución debido al aprovechamiento de deducciones anuales, es conveniente reflexionar en las lecciones aprendidas desde cada actor: contribuyente, autoridad y contadores.

Es cierto que al ingresar en la aplicación del SAT existió mucha información precargada, con el fin de facilitar la tarea al contribuyente, pero la realidad es qué debido a ciertos aspectos finos, que a continuación mencionaré, las cosas no están sucediendo como deberían de ser.

La materia prima que toma la autoridad para prellenar la información proviene de los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI), los relacionados con las nóminas y deducciones personales principalmente, por lo que se depende altamente del nivel de capacitación y comprensión que tengan los creadores de esta información en las empresas para que la información pueda ser considerada como correcta.

Empezando por los recibos de nómina, se debe tener la certeza que en las empresas se haya configurado correctamente los conceptos de pago gravado y exento, para que el Impuesto retenido periódicamente haya sido correcto. Esta responsabilidad debe ser de los patrones.

Siguiendo con las deducciones, nos encontramos en este ejercicio con varios temas:

  1. Los códigos de los conceptos en base al catálogo del SAT pudieron no haber sido los correctos relacionados con deducciones anuales, por lo que la aplicación no los consideraba de manera automática e incluso ni los mostraba como no clasificados.
    Esto implicaba que el contribuyente debía tener un conocimiento pleno de ellos para que los agregará de manera manual. Al contrario del año anterior, donde el sistema permitía visualizar los comprobantes no contemplados originalmente por la autoridad, seleccionarlos y agregarlos, ahora el contribuyente era el responsable de reconocer el gasto manualmente ¿Usted está seguro que consideró todas sus deducciones?
  2. Siguiendo con los conceptos, también hubo casos al contrario, donde por el código de concepto se incluía como deducción cuando lo que en realidad se adquirió era una cosa completamente diferente. Volvemos al tema de la capacitación del personal en las empresas. ¿Usted quitó estos conceptos de su declaración?
  3. Otro punto fue la forma de pago. Un requisito de las deducciones relacionadas con honorarios médicos y hospitalarios es que debe ser pagado con medios electrónicos, por lo que el CFDI debe manifestarlo, de no ser así aparentemente no podría deducirse.
  4. Algo que se repitió respecto al año anterior fue el no considerarse de manera automática la información relacionada con planes personales de retiro, sin ser algo generalizado.

Y relacionado con los ingresos, fue iniciativa y responsabilidad del contribuyente incorporar información de ingresos como: enajenaciones de inmuebles, préstamos obtenidos, herencias y donativos ¿Usted si lo hizo? Recordemos que no hacerlo implica que algunos conceptos exentos puedan ser gravados o ser sujeto de Discrepancia Fiscal.

Hubo devoluciones automáticas, completas, parciales y rechazadas, deseamos que sigan fluyendo, pues en este tema el impacto es a la economía de las personas físicas.

En fin, lecciones aprendidas. A la Autoridad le sugerimos insistir en comunicados, eventos y capacitaciones para evitar estos problemas. A los colegas Contadores, seguirse actualizando en el Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León (ICPNL) y a los Contribuyentes ser asesorados por un Contador Público Certificado.

Antonio Rodríguez
VP RELACIÓN Y DIFUSIÓN ICPNL

Abrir chat