Una parte del éxito de un negocio radica en decidir correctamente la figura legal con la cual operará, porque además de características propias de facultades, responsabilidades limitadas, protección, voz y voto de socios, es importante el régimen fiscal en el que operarán y las obligaciones legales y fiscales que adquieren.

Si se trata de dos o más socios se debe elegir entre las diferentes opciones de sociedades que existen, considerado también la actividad a desarrollar y el mercado meta:  Sociedad Civil, Sociedad Anónima, Sociedad de Responsabilidad Limitada, SAPI, Sociedad Cooperativa, Asociación Civil, etc.

Si es en solitario el emprendimiento también hay opciones, pues como persona física hay posibilidades de elección de régimen fiscal, algunas de ellas con beneficios en el pago de impuesto o facilidad de obligaciones. (RIF, Actividad Empresarial o Profesional, Arrendamiento, etc.)

Recientemente se autorizó la Sociedad de Administración Simplificada (SAS), consistente en la primera sociedad constituida por solamente una persona y que se considera sociedad mercantil.  Pretende dotar de mayor personalidad a los emprendedores en solitario, pero limitada a unos ingresos anuales de 5 millones de pesos.  En el ámbito fiscal aun no hay reglas definidas. El paquete económico entregado el 8 de septiembre de 2016 al congreso para evaluación, considera una facilidad de tributación a este tipo de empresas en base a flujo de efectivo.  Reiteró, aún no aprobada.

Es importante que la asesoría, sobre todo al iniciar un negocio sea observada desde el punto de vista legal y fiscal, en conjunto, para dotar de mayor posibilidad de éxito a la empresa.  Y si ya se trata de un negocio en marcha,  corregirlo, viendo a ese costo de corrección como una inversión para impulsar tu empresa y evitar riesgos.

En Hobetus, contamos con especialistas asociados para darte una asesoría integral desde el inicio  y que elijas por la opción de mayor conveniencia.

Abrir chat