Para leer el siguiente artículo y más en la edición de Octubre 12 Financiero, haz click en el siguiente enlace: El Financiero

Articulo “Reflexiones sobre la factura 3.3, a un mes de su obligatoriedad”  Página 6, último bloque.

 

Estimado empresario, si le preguntara ¿Qué experiencia dejó la implementación de esta nueva versión 3.3 de la factura electrónica en su empresa? De seguro se identificaría con algunas de estas respuestas:

  • Como mi negocio depende de una casa de software externa, fue hasta el mes de diciembre y enero cuando liberaron las versiones definitivas y empezó la adaptación de los procesos de mi empresa.
  • Durante los meses de diciembre y primeras tres semanas de enero se saturaron los proveedores de soporte técnico para atención de dudas y esto retraso procesos de facturación y cobranza. Por lo que tuve que hacer uso de línea de crédito para solventar el mes
  • Nos percatamos que teníamos que reacomodar bases de datos de clientes, re-trabajos en la administración, al actualizar campos de registros de clientes, como el código postal desde los catálogos SAT
  • Hubo detalles con los redondeos de decimales que provocaban errores al timbrar o malos entendidos con clientes, que no validaban lo indicado en sus órdenes de compra o pagos
  • Se rechazaban facturas timbradas en portales de proveedores por incompatibilidades
  • Confusión que se he provocado sobre la identificación de los productos y servicios en base al catá- logo SAT, dudas sobre si la clave elegida sea la correcta
  • Algunos clientes exigen que se ponga desde un inició el método de pago PUE (Pago en Una Sola Exhibición) siendo que se otorgó crédito en la operación y yo no entiendo que así deba ser
  • Ya estamos timbrando con 3.3 pero no estoy seguro que lo estemos haciendo de manera correcta La realidad es que a un mes de ser obligatorio este esquema de facturación, casi la totalidad de las empresas lo están haciendo, pero con un grado de confusión muy alto que provoca incertidumbre en su operatividad. Incluso la autoridad publicó el 1 de febrero un comunicado que llama “prácticas indebidas en la emisión de facturas”, donde demuestra que se percató de errores en llenado y malos entendidos en la implementación. Recordemos que el archivo xml que resulta de la factura es un vehículo de transmisión de datos que lleva información a la autoridad hacendaria sobre las características de cada operación. Estos datos transaccionales tienen un impacto en el tratamiento fiscal de cada contribuyente, por ejemplo, si la operación ya se cobró, lo que provocaría que ya deba ser considerada para la acumulación del Impuesto Sobre la Renta o del Impuesto al Valor Agregado (según cada caso particular). Estimado empresario, ante esta situación nuestra invitación desde el Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León es:

1.- Aumentar la importancia de la capacitación de todos los que toman parte del proceso de facturación, devoluciones, cobranza, pagos, etc. para que sepan cómo actuar en el momento en que suceden los hechos

2.- Sugerir que se asesoren con expertos y no caer en suposiciones que les puede provocar consecuencias La autoridad debe considerar que la realidad de muchos contribuyentes respecto a infraestructura es limitada, por lo que debe poner mayores facilidades y tiempo de preparación para implementación de cambios. Cierto que el cambio fue anunciado desde el primer semestre del 2017 y que hubo 6 meses de convivencia entre versiones, pero ¿cuántos proveedores de sistemas estaban realmente preparados en esa fecha para que los contribuyentes iniciarán?

 

CPC Antonio Rodriguez, MBA, MEF

Vice Presidente de Relaciones y Difusión del ICPNL.

vpdifusión@icpnl.org.mx

Abrir chat