Emprender un negocio tiene de por si muchas implicaciones para el iniciador, donde su patrimonio se arriesga buscando hacer una empresa, conquistar clientes, alinear procesos, desarrollar personal, mantener finanzas sanas y pagar impuestos.

Sabemos qué en México, el tema fiscal es muy particular. El sistema de comprobantes fiscales digitales exige capacitación en los usuarios emisores y receptores, para disminuir la probabilidad de errores, además de una inversión adicional por parte de los contribuyentes para poder emitirlos.

Este sistema permite que la autoridad tenga conocimiento en tiempo real de las transacciones pactadas entre los contribuyentes, lo que facilita sus procesos de revisión. Por lo tanto, una empresa debe planear cuidadosamente el efecto fiscal de sus transacciones, porque son ellas las que van construyendo sus resultados en materia
impositiva. Ahora debe ponerse más atención al Control Interno y a la autenticación de proveedores. Las reformas a las leyes de Seguridad Nacional, Ley contra la Delincuencia Organizada, Código Penal, Código Fiscal y Ley de Extinción de Dominio, incrementan el reto del Emprendedor.

En estas adecuaciones se busca equiparar a Delincuencia Organizada la Defraudación Fiscal. El problema es
que los términos de Defraudación Fiscal son amplios e involucra a la simulación de operaciones, es decir, donde no se compruebe la evidencia real de la transacción. Esto implica un riesgo alto, pues la cantidad y variedad de proveedores que operan en las empresas hace que sea compleja la situación.

Un proveedor que por alguna razón sea reconocido como EFOS (Empresa Facturadora de Operaciones Simuladas)
hace que la empresa sea susceptible de ser EDOS (Empresa Deductora de Operaciones Simuladas). Y esto, puede
ocurrir tiempo después en que las transacciones cliente-proveedor hayan efectivamente sucedido.

Aunque existe un periodo de aclaración, por parte de la autoridad, para evitar ser clasificado en estos términos, requiere una atención especial de la empresa para atenderlo. Es por todo lo anterior que el Emprendedor tiene un reto particular en nuestro país: cumplir con el sistema fiscal de manera correcta y operar con proveedores de su confianza, para evitar caer en supuestos de las nuevas leyes de orden penal.

Nuestro país requiere fomentar la inversión, el empleo, la educación de calidad y formativa que muchas empresas
la dan, ahí esta la detonante del verdadero cambio. Pero con este tipo de iniciativas, que en su origen buscan realmente impactar a la delincuencia organizada, en la implementación y procuración de justicia es donde pone a temblar a los que pueden lograr los cambios reales: Emprendedores y Empresarios.

Debido a la complejidad de este entorno, hoy más que nunca, el Contador Público, en su faceta de Asesor y Estratega, es cuando más necesario será en el mundo empresarial, para evitar en la medida de lo posible estos riesgos del sistema fiscal en México.

 

C.P.C Antonio Rodríguez
MBA/MEF Director de Hobetus
VP RELACIÓN Y DIFUSIÓN ICPNL

Abrir chat